Home Page
   Portada Principal
  FERIA 2015
   
   
  Regresar a sanarate.com
   


Sanarate, El Progreso, Guatemala, Centroamérica.

Feria 2015
Del 6 al 15 de Noviembre
Sanarate, El Progreso, Guatemala.

Candidatas - Flor de la Feria Noche de Presentación
Elección - Flor de la Feria Noche de Elección
Desfile de Carrozas Noche del Desfile
Actividades Ganaderas 1 Actividades Ganaderas 2
Novia del Ganadero Velada
Programa Sección Literaria
 

Nota del webmaster:

El sábado 19 de septiembre del presente año 2015, fue un día muy triste en la Aldea El Upayón, en el municipio de Sanarate. Ese día falleció el señor Celio Herrera, uno de los patriarcas de la Familia Herrera, miembro fundador de la Asociación de Ganaderos y Agricultores, y Alcalde de Sanarate en el periodo 1970-1972. Él fue nieto de uno de los fundadores de la Aldea El Upayón, don Simeón Herrera.

Angélica Monzón Herrera, nieta de don Celio, ha escrito una elegía como un homenaje muy especial para celebrar la trayectoria de la vida de don Celio Herrera, que fue todo un ejemplo imperecedero de integridad, honradez y trabajo.

A continuación el homenaje:



A mi papa Celio

En estos días, en los que sufrimos de una crisis de confianza en los dirigentes que llevan las riendas del destino de nuestro país, comparto con ustedes mi homenaje, despedida y remembranza a mi abuelo Celio Herrera, quien demostró que existen verdaderos ciudadanos que aman a su patria. Verdaderos patriotas quienes al llegarles o buscar la oportunidad de demostrar la fidelidad a su país, lo hacen a través del genuino servicio a su comunidad.

En la distancia, con un profundo dolor en mi pecho, con sensación de impotencia y de vacío, no puedo dejar de expresar de la mejor manera que puedo, escribiendo, mi sentimiento hacia su partida. Celedonio Herrera Rodríguez, Don Celio, Papa Celio, Tío Celio, los nombres con los que todos los que tuvimos la dicha de formar parte de su vida lo recordaremos. Sé que la vanidad es un pecado muy grave, pero he de pecar una vez más en la vida por presumir de llevar en mi sangre la genética de este polifacético hombre que tuvo la humildad de comer una tortilla con sal en medio del campo con sus peones bajo el sol, y a la vez poseía la presencia e inteligencia para compartir y dialogar con grandes personalidades de nuestro país. Así de grande fue él.

Yo, desde mi temprana edad lo relacionaba con un galán de cine o televisión, todo un John Cannon de El Gran Chaparral; un patriarca con dominio de la situación. Así lo veía, alto, fuerte, guapo, imponente, carismático y atractivo. Todo un cowboy al estilo John Wayne o de un comercial de televisión de Marlboro (aunque nunca lo vi fumar).

Un hombre que dejó su vida en los campos de El Upayón, de donde fue originario, que conocía perfectamente las bondades de la tierra. Tierra generosa que alimentó y proveyó a su familia por generaciones. Un agricultor, un vaquero y un veterinario empírico. Lo que más he de admirar de él, es que a pesar de que su instrucción académica prácticamente fue la básica, tenía el conocimiento de un abogado y de un legislador; por lo que nunca faltaba quien llegara a la casa de tío Celio en busca de consejo legal antes de iniciar un pleito.

Con su capacidad de analista político, podía desentrañar perfectamente las intenciones de cualquier aspirante a las mieles del poder. Sus vaticinios siempre sorprendentes. Debo mencionar sus facultades de psicoanalista, observaba y escuchaba mientras elaboraba mentalmente un mapa de las personas para luego aconsejarlas de manera sutil, nunca imponiendo su opinión.

Analista deportivo, el mejor! En sus mejores tiempos un hábil futbolista. Un diestro cazador, su casa era punto de encuentro de importantes señores de sociedad de antaño que buscaban su asesoría para ejecutar esta práctica. Dueño de un amplio conocimiento de actualidad, nadie podía comparársele. Su monitoreo de medios era inmejorable, diaria cobertura de radio, prensa y televisión.

Como administrador público, ejerció la labor de Alcalde Municipal de Sanarate, desempeñando un trabajo eficiente, transparente, intachable e innovador facilitando a su comunidad el acceso a diversos servicios públicos, educativos y culturales. Como miembro emprendedor de la comunidad sanarateca formó parte de varias asociaciones que trabajaron arduamente por el crecimiento del municipio.

Fue miembro fundador de la Asociación de Ganaderos y Agricultores de Sanarate. Tenaz promotor de la gestión de introducción de la energía eléctrica al municipio. Visionario gestor del establecimiento de la Biblioteca Municipal de Sanarate. Introdujo la adaptación de la nomenclatura en el casco urbano. Estos, por mencionar algunos de muchos otros proyectos, que vale la pena recalcar se vieron concretados en apenas dos años, que era el periodo de la gestión municipal en aquel entonces.

Este hombre de carne y hueso, poseedor de tantas cualidades no podía dejar también de ser débil en su condición de humano. Un humano que cometió errores, pero que siempre los reconoció. Fue un hombre que tuvo caídas y derrotas, mas la vida se encargó de cobrárselas. Un hombre galante con la consigna “un caballero no tiene memoria”. Una sonrisa de picardía era suficiente para aclarar dudas de rumores surgidos. Un amigo fiel, siempre dispuesto para extender la mano y un buen consejo. Un hombre con apertura de ideologías, que daba la bienvenida con respeto y cariño a quienes se integraban a su familia.

De este ser humano que describo, es de quien soy nieta. El padre de mi madre, quien es su primogénita. Un hombre que amó a su esposa hasta el último día de su vida y esperaba poder reunirse pronto con ella. Ya lo tiene mi Cotito (mi abuela), bajo su cuidado en la eternidad. Un padre amoroso y protector, con una mano apretaba y con la otra acariciaba. Un hombre abierto ante las decisiones de sus hijos e hijas. Un hijo amoroso y respetuoso de sus padres; un hermano fiel y entrañable, capaz de poner el pecho por su familia. Un abuelo, del que cada uno de los nietos no podemos tener otro recuerdo más que el del hombre más bondadoso y cariñoso del mundo.

Comprensivo al ver como sus nietos cometíamos errores en el aprendizaje de la vida, jamás nos dijo una palabra de desaliento sino al contrario con una mirada y un abrazo nos hacía sentir que las cosas, por graves que fuesen, tendrían solución. Nunca, ninguno de nosotros fuimos para él una vergüenza, mucho menos un fracaso o una decepción. Todos éramos sus campeones y sus reinas. A todos nos vio hermosos, por altos, por bajitos, por morenitos, por canchitos, por chatos o por trompuditos. A todos nos amó. Su amor fue tan grande que los hijos de los hijos de sus hijos, sus bisnietos, disfrutaron también de la bendición de su presencia, cariño y sabiduría de la vida. Una descendencia grande y unida es la bendición de todo patriarca. Gracias por ser el motor, el corazón y el bastión de nuestra familia. Por enseñarnos a amarnos, a respetarnos y a apoyarnos.

Mi papa Celio, conservo en mi memoria nuestras tardes de tertulia, sus anécdotas, sus historias, la simpatía y carisma de sus palabras. Dentro de su invaluable herencia llevo nuestro gusto compartido por los felinos, la buena conversación, el gusto por la buena lectura y muchas cosas más. Mi guapo y admirado, al mismo tiempo mi más fiel admirador. Nuestro amor fue y será recíproco, mucho más allá de lo que las palabras y el tiempo puedan expresar. Ayer, hoy y siempre con orgullo afirmaré: “Si, soy una Herrera, soy nieta de Celedonio Herrera”.


Angélica Monzón Herrera.




Feria de Sanarate, Noviembre — 2015.

tono herrera gudiel
webmaster@sanarate.com

Fotos
Jorge H. Herrera


Guatelink Images


© Copyright 2015


CONTACTO


  webmaster@sanarate.com


Anuncios de Google


© Copyright 2015.
www.sanarate.com • www.guatelink.com